Aceite de palma y ácido palmítico en leches infantiles

Aceite de palma y ácido palmítico en leches infantiles

El demonio nutricional del año; ACEITE DE PALMA Y ACIDO PALMITICO EN LECHES INFANTILES.

Hace tiempo que venís a la farmacia preguntándome sobre el contenido de ácido palmítico en las leches infantiles, y su efecto perjudicial en la salud de los peques.

El problema radica en  la información que viaja por las redes sociales que genera confusión.

Espero que mi artículo os sea de ayuda y os invito a que leáis el comunicado conjunto del comité de Nutrición de la asociación española de Pediatría y de la sociedad Española de Gastroenterología, hepatología y Nutrición Pediátrica, donde se razona por qué las formulas infantiles incluyen ácido palmítico.

Os detallo a continuación:

  •          ¿Qué es el aceite de palma? ¡Ojo! los ácidos grasos no son malos, son malos su exceso, de hecho el aceite de oliva tiene también ácidos grasos.

Es un aceite vegetal rico en grasas saturadas, fundamentalmente ácido palmítico, el cual es usado frecuentemente en la alimentación, ¿por qué? pues porque  no aporta sabor, no se enrancia y cuando aumentamos su temperatura aguanta bien sus propiedades organolépticas además  es estable, así que las industrias alimentarias lo tienen posicionado como producto estrella. Esto unido a que su precio es bajísimo en comparación con nuestro aceite de oliva, lo que ha hecho que sea el aceite más usado en el mundo.

Lo encontramos en prácticamente todos los productos del supermercado: fritos, cereales, chocolates, snacks, galletas…

 


    •          ¿Dónde radica el problema?

Las enfermedades cardiovasculares, y la obesidad son enemigas de un consumo elevado de grasas saturadas. Cuando digo elevado, me refiero a que una dieta equilibrada no debe aportar más del 30%  del aporte calórico, de las cuales las grasas saturadas, que es el caso que nos ocupa deben constituir menos del 10%. Entonces, ¿por qué se ha elevado la reciente preocupación por el aceite de palma?

Pues fundamentalmente por dos razones; la primera porque consumimos más productos precocinados y alcanzamos con creces las cantidades mínimas recomendadas de grasas saturadas,  en segundo lugar porque el refinamiento del mismo genera derivados no muy saludables y lejos de las cuestiones nutricionales otro discutido motivo son las consecuencias negativas para el medio ambiente.

 

  •          Si es tan malo, ¿por qué entonces las leches infantiles llevan aceite de palma?

Pues porque las leches infantiles intentan asemejarse lo máximo posible a la leche materna, el ácido palmítico es un componente importante de la leche materna, y sí, es un ácido graso saturado, pero estos en bajas concentraciones son necesarios en la alimentación del ser humano, en particular las necesidades nutricionales del bebé varían, pues las grasas proporcionan un 50 % de la energía que el bebé necesita para sus funciones vitales, en comparación con el adulto que no debe superar el 30%.

 

  •          ¿Entonces dónde está el problema?

No todos los ácidos palmíticos son iguales, puesto que no solo es esencial la cantidad de grasas sino la calidad de la misma.

El aceite de palma tiene dos caras, hay una ligera diferencia en la estructura del ácido palmítico en función de su procedencia. El que proviene de la leche materna es beta palmítico, y el que procede de aceites vegetales, usado para las formulas infantiles es alfa-palmítico. Ambos se comportan de forma diferente en el organismo, el alfa en particular impide que se absorban correctamente algunos nutrientes como las grasas y calcio. Como consecuencia, las heces tienen consistencia algo más duras. Existen fórmulas infantiles que  contienen beta-palmítico (el más similar) en su composición. No es difícil localizarlas, porque los fabricantes que las incluyen suelen indicarlo con letras grandes en el envase ya que es una ventaja añadida. Enfalac (toda la gama), Blemil, Almirón, Nutriben , Sanutri siempre en formulas AE.

 

  •          Conclusión general

Más allá de la alimentación infantil, animaría a los padres a vigilar el etiquetado en general. EL ACEITE DE PALMA ESTA EN MILLONES DE ALIMENTOS PROCESADAS EN EL MERCADO. ENTONCES, SI NO LLEVAMOS UN CUIDADO EXQUISITO con la alimentación nos estamos pasando con las grasas poco saludables y aumentando nuestro riesgo de enfermar.



Enriqueta Campos Illanes

Farmacéutica experta en Nutrición Humana y Dietética

Farmacia I+ Alfalfa

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No Publicado)
   Sitio Web: (URL con http://)
* Comentario:
Escribir Código