Fibromialgia: síntomas e información

Fibromialgia: síntomas e información

Que dolores más malos tengo…


“D. Julio, no tiene Ud. nada pa darme que tengo unos dolores mu malos que no se quitan con na… tengo una cosa que se llama de una forma mu rara… me han mandao piscina, que duerma bien y unas pastillas para el dolor que me he leído el prospecto y da miedo…”

Sí, eso me comentaba el otro día una Sra. en la farmacia, con gran desazón y desesperanza, rápidamente comprendí que estaba diagnosticada y se refería a la temida FIBROMIALGIA.
Mi función desde ese momento fue intentar explicarle un poco a esta Sra. en qué consistía su enfermedad y qué hacer, sobre todo qué hacer…

La fibromialgia es una enfermedad caracterizada por una hiperalgesia generalizada, es decir una sensibilidad al dolor mayor. Cualquier estímulo que a una persona no enferma no les produce dolor a estos pacientes les provoca una sensación desmesurada.
En realidad, está directamente relacionada con una sensibilización central, cuya causa no está totalmente entendida a día de hoy. Esta sensibilización central consiste en una mayor excitabilidad de la vía sensitiva y dolorosa. Por lo que son pacientes muy complicados ya que su dolor es muy difícil de explicar y por tanto de tratar.

Otro síntoma asociado y que genera mala calidad de vida a los pacientes es el trastorno del sueño, entendido este como un sueño no reparador o ligero, debido a esto, la sensación de cansancio es constante en estos pacientes.

El tratamiento de esta enfermedad es multidisciplinar, ya que deben acudir a terapias de fisioterapia para producir movimientos que consigan ejercitarse sin que les provoque dolor es, por ejemplo básico para estos pacientes, por otro lado, ejercicios de relajación tipo yoga suelen ser terapias muy valoradas, ya que frecuentemente tienen fatiga y cansancio asociado.

Farmacológicamente habrá que utilizar fármacos relacionados con el sistema nervioso, desde antidepresivos, antiepilépticos, inhibidores de la MAO, fármacos por lo general muy complejos de explicar los beneficios que les aportan a los pacientes, ya que de manera primaria sus indicaciones son otras muy distintas, lo que lógicamente genera dudas y reticencias por parte de aquellos pacientes “lectores de prospectos”.

Con este panorama podemos entender que estos pacientes no son fáciles de tratar, entre otras cosas porque se sienten incomprendidos y tiene de manera generalizada mal carácter por su mala calidad de vida.

Creo que, como profesionales sanitarios, hablar con estos pacientes de su enfermedad, y que ellos entiendan que sabemos que lo pasan mal, ayuda a generar un vínculo de confianza que puede serles de mucha utilidad emocional. ¿Y aquí estamos para eso también no???

Pues a ello.

D. Julio Cansino Calvo

Farmaceútico titular en Farmacia I+ Castilleja de la Cuesta

1 Comentarios

    • Avatar
      Nacho
      may 8, 2017

      Muy interesante, compañero.

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No Publicado)
   Sitio Web: (URL con http://)
* Comentario:
Escribir Código