"El fin de esta vida es salir a vivir"

Licenciada en Psicología, máster en ‘Psicología clínica y de la Salud’ y Doctorado en el Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico’, Patricia Ramírez se ha convertido en un rostro habitual en los medios de comunicación en los que, a través de sus intervenciones, nos acerca al mundo de la Psicología de una manera sencilla y clara, y que la han llevado a ser nombrada la psicóloga más influente de España con casi 130.000 seguidores en Twitter y más de 98.000 en Instagram.

¿De qué factores depende la salud mental de una persona?

En este sentido hay una genética innegable que nos hace vulnerables y que nos predispone a padecer una serie de trastornos y enfermedades mentales. Además, también es importante hacer hincapié en la influencia que tiene el entorno en el que una persona se desarrolle, es decir, no es lo mismo vivir en un ambiente que te permita disfrutar de una vida plena o en el que la educación que recibamos de nuestros padres y profesores nos ayuden a trabajar nuestra autoestima, a ganar seguridad o confianza, que hacerlo en uno que no nos ofrezca estas opciones.

Por eso, creo que la salud mental de una persona depende tanto de la genética como de las oportunidades de nuestro entorno, de la educación que recibamos y, por qué no, de las experiencias que uno vaya teniendo en la vida que te hacen contar con más o menos recursos.

¿Cuáles son los principales problemas de salud mental que afectan a los españoles en estos momentos?

Los trastornos más frecuentes son los relacionados directamente con el estado de ánimo, es decir, hablaríamos de depresiones, depresiones profundas y trastornos de ansiedad.

Por otro lado, si realizásemos un análisis por sectores, seguramente nos daríamos cuenta de que los trastornos de alimentación tienen una mayor incidencia en la gente joven que en los adultos. En adultos, sin embargo, los primeros puestos los ocupan trastornos como la ansiedad y la depresión.

¿Las enfermedades mentales se curan realmente o estamos hablando de enfermedades crónicas con las que el paciente está condenado a vivir?

En la Universidad nos decían que esquizofrénico curado, esquizofrénico mal diagnosticado. Los trastornos psicóticos no tienen cura pero sí existe medicación que permite a muchos pacientes llevar una vida totalmente normalizada, tanto profesional como personal.

Hay trastornos que requieren medicación, pero que no se van a curar; de la misma manera que hay otros que no requieren medicación y que pueden ser trastornos adaptativos derivados de un estado de ánimo deprimido que se produce tras una separación o incluso tras un cambio de ciudad para vivir o trabajar.

¿Es el estrés una enfermedad mental?

No, en absoluto. Hablar de estrés es hacerlo de un proceso adaptativo ante lo que llamamos un estresor y que puede ser marcharte a trabajar a otra ciudad, separarte, hacer una mudanza, vivir una situación complicada… Estrés y ansiedad no son lo mismo. La ansiedad son los síntomas que desencadenamos ante un estresor.

¿Han cambiado los motivos por los que hoy en día se acude al psicólogo?

Creo que sí. Cuando empecé hace 24 años con la consulta tenía trastornos mucho más complejos. Al psicólogo iba gente que realmente estaba mal con trastornos psicóticos. En estos momentos, sin embargo, hay mucha gente que va al psicólogo simplemente por tener otro punto de vista, para cambiar su perspectiva de las cosas, para modificar sus hábitos de vida… Antes, esto era algo impensable.

Ahora hay muchas otras necesidades que hace a la gente recurrir a la figura del psicólogo. Cuando comencé en el mundo de la psicología, por ejemplo, los trastornos de la alimentación no eran tan frecuentes como ahora o, por lo menos, no se hablaba tanto de ellos; había menos separaciones o el TDAH no era algo tan común como ahora. Es algo evidente que conforme avanza la investigación y aparecen nuevos trastornos o se acaba de dar nombre a los que existen, pues se ponen en marcha medios para poder ayudar a gente que está sufriendo.

¿Cree que la visita al psicólogo ya está desestigmatizada o aún queda mucho camino por recorrer?

Considero que queda mucho menos camino por recorrer que hace 20 años; ya todo está muy normalizado. La gente habla con mucha naturalidad de ir al psicólogo; algo que creo que se debe a que ha cambiado el motivo por el que uno decide hoy acudir a este profesional.

Hay muchísima gente que acude a la consulta de un psicólogo empujada por la filosofía que ahora mismo nos envuelve de llevar una vida sana, practicar más deporte, meditar… hay personas que acuden al psicólogo motivadas por cuidar sus emociones; sus motivaciones están totalmente desligadas de lo que antes se entendía como un trastorno o una locura.


¿Debería acudir la gente más al psicólogo?

Si la gente acudiera más al psicólogo seguramente sufriría menos. Hay muchas personas que sin tener un trastorno psicológico se culpabilizan, son muy exigentes, perfeccionistas, no saben organizar bien su tiempo… y están renunciando a una calidad de vida de la que podrían disfrutar. La gente podría tener una vida mucho más serena si aprendiese a actuar conforma a cuatro o cinco estrategias básicas.

¿Hoy es más evidente que los psicólogos son fundamentales en cualquier ámbito de actuación, como por ejemplo el deporte?

Los psicólogos son fundamentales en cualquier ámbito de la vida porque trabajamos con emociones, con pensamientos y con conductas. Y esta triada psicológica está presente en cualquier aspecto y parcela de nuestra existencia.

¿Cómo pasa una psicóloga de su consulta a convertirse en un personaje mediático?

Realmente el tema del personaje mediático no es algo que acabe de compartir. Es cierto que tengo muchos seguidores y que hubo un momento determinado en el que el hecho de relacionarme en el mundo del fútbol me hizo ganar visibilidad en los medios. De todas formas, conozco a mucha gente que también forma parte del mundo deportivo y que, sin embargo, no tiene tanta repercusión.

En mi caso, a mi presencia en el ámbito futbolístico se unió el hecho de que sacaba mi primer libro. Me invitaron a un programa de televisión y se dieron cuenta de que comunicaba fácil, de que comunicaba bien, y terminé quedándome. Creo que me mantengo en los medios porque trato de hacer la psicología fácil y con sentido común. Debe ser que algo que a mí me parece fácil, para el resto de la gente no lo es.

Para terminar y aludiendo a uno de sus libros publicados: ¿cree realmente que lo que necesitamos es salir a vivir?

Por supuesto. Creo que el fin de esta vida es salir a vivir; pero vivir de forma plena, que no es salir a cenar a restaurantes caros, ni viajar a sitios lujosos, ni tener el último modelo de teléfono móvil. Es vivir tus emociones con plenitud; conseguir un equilibrio entre tu vida profesional y personal; es elegir a pesar de que tus decisiones no gusten a los demás; es ser libre para vivir la vida como uno desea, siempre y cuando no moleste a otras personas.

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No Publicado)
   Sitio Web: (URL con http://)
* Comentario:
Escribir Código